Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonJapón, carta de presentación

Acogida > Noticias > Artículo

Japón, carta de presentación

CND

Queridas hermanas, personas asociadas, amigos y colegas,

Sin duda ustedes conocen el triple desastre del terremoto, tsunami y crisis nuclear que afectó al Japón, en especial a la región de Fukushima, lugar donde las hermanas CND han vivido y trabajado durante muchos años. La Red de Justicia Social de la Congrégation de Notre-Dame ha escrito una carta apoyando a la provincia japonesa de la CND (carta adjunta).

Al compartirla con ustedes, deseamos también enviarles esta carta para resaltar algunos de los aspectos más importantes de la situación. En nuestros esfuerzos por encontrar más información de la publicada en los medios de comunicación, nos encontramos impactadas y entristecidas de saber que la situación es peor de la que imaginábamos. La seriedad del accidente nuclear y sus secuelas han dado como resultado cambios profundos en las personas de la región de Fukushima. Las repercusiones generales para todo Japón, y por ende para el mundo, todavía están por saberse. Tememos que las noticias recibidas este verano relacionadas con la fuga de radiación al mar, es solamente el comienzo de lo que está por revelarse. http://www.nature.com/news/ fukushima-leaks-18-times-worse-than-first-thought-1.13626

Problemas críticos que enfrenta Japón hoy en día, especialmente la provincia de Fukushima:

  1. Niveles altos de radiación, centrados en Fukushima, pero esparciéndose por todo el país.
  2. Preocupación de que la limpieza no se está haciendo correctamente, en la mayoría de los lugares los equipos de limpieza solamente están levantando un pie del suelo contaminado y colocándolo en bolsas de basura. Existe evidencia de que el material contaminado no está siendo eliminado en un lugar seguro.
  3. Preocupación de que no se monitoree minuciosamente la radiación en los alimentos.
  4. 4. Los japoneses tienen grandes dificultades para recibir información clara relacionada con cualquiera de los puntos arriba mencionados. Informes contradictorios e incompletos son fuente de frustración y preocupación.
  5. Preocupación de que ocurran más accidentes, las plantas dañadas no han sido reparadas.
  6. Problemas de salud mental en niños y adultos, ocasionados por el estrés. Se le ha dicho a miles de personas evacuadas que la fecha mínima esperada para poder regresar a sus hogares es de 30 años. Las personas están realizando que esa será su situación durante un plazo muy largo, por lo que se están deprimiendo y angustiando. También existe una alta tasa de suicidios, alcoholismo y violencia doméstica.
  7. Evidente discriminación contra las personas de Fukushima, ya que las consideran contaminadas; inclusive existe una discusión en los medios de comunicación sobre si se les debe permitir a las personas de Fukushima casarse y tener hijos, debido a problemas de defectos que afectan la salud. Los niños y adultos de Fukushima están socialmente marginados en sus nuevos hogares y escuelas, porque la gente teme que les pasen la radiación.
  8. Enfrentan dificultades económicas ya que los campesinos y pescadores, y la mayoría de la industria han perdido su medio de vida. Los esfuerzos por ayudar a los campesinos son complicados, debido al temor de contaminación de sus productos, como se menciona arriba.
  9. El sufrimiento espiritual y emocional debido a la necesidad de no interactuar en el exterior, en especial con las plantas, cultivos y otro tipo de vegetación. Los campesinos han tenido que abandonar sus campos, los horticultores han visto sus amadas parcelas llenarse de maleza y los niños deben utilizar máscaras y mangas largas cada vez que salen al exterior. La mayor parte de la tierra está siendo pavimentada con concreto, en un esfuerzo por minimizar la fuga de radiación.
  10. Además, muchos japoneses se sienten culpables en su responsabilidad nacional, por liberar toda esa radiación a la atmósfera y a los mares, y se preguntan cómo afectará esto a la comunidad mundial.


A pesar de estos retos, las hermanas CND en Japón están haciendo cosas increíblemente valientes y poderosas. Han decidido permanecer con la gente de Fukushima, a pesar de los riesgos de radiación. Han abrazado un nuevo ministerio de servicio para los evacuados, quienes continúan sufriendo física, emocional y espiritualmente. Podemos resumir su trabajo en el programa «Inclínate a escuchar» que han desarrollado y ahora entrenan a otras personas para que lo hagan. A través de los esfuerzos de las hermanas, muchos voluntarios salen a los complejos de viviendas temporales para evacuados y escuchan sus historias y sus preocupaciones.

Nos llenamos de esperanza al escuchar este testimonio CND. Nos sentimos movidas a acompañarlas. Nos piden que no nos olvidemos de ellas y de la gente de Fukushima, ya que hoy en día es fácil olvidarse de los sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki (y Chernóbil y la Three Mile Island). Las invitamos a que sigan la situación en Fukushima y Japón, y que se unan a nosotras en nuestra Campaña de Solidaridad para apoyar a la Provincia María de Japón y a las personas que sirven.

El Comité Coordinador de la Red de Justicia Social está en este momento revisando formas en que los miembros de la red pueden ayudar a la gente del Japón. Pronto tendremos más información. No dude en contactarnos con cualquier pregunta o comentario. 
 
Stacy Hanrahan, CND - Representante CND ante la ONU
RoseMary Sullivan, CND - Coordinadora de Justicia y Paz de Blessed Sacrament
Bineta Ba, Red de Justicia Social
Monica Lambton, Oficina JPIC, Provincia Visitation
En nombre de la Red de Justicia Social CND

 
 

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada