Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonMI EXPERIENCIA EN EL MURO – LA FRONTERA

Acogida > Noticias > Artículo

MI EXPERIENCIA EN EL MURO – LA FRONTERA

Ercilia Janeth Ferrera Erazo CND

Mi primera experiencia en el muro fue de sorpresa, asombro, tristeza y de sentimientos encontrados. Siempre pensé que solo había un muro que los migrantes desafiaban para pasar hacia los Estados Unidos. Vinieron a mi mente las caravanas de haces unos meses que estuvieron allí en ese muro. Algunos de ellos desafiaron a las autoridades de Estados Unidos haciendo hasta lo imposible para subir y pasar al otro lado del muro, justo del lado del mar.

Para mí fue una sorpresa ver que el muro empieza o culmina en el mar, que atraviesa montañas, que sube y baja colinas. ¡Cuánta inversión y cuánto miedo!

Aquí les comparto dos fotos que tomé de una primera parte del muro. Vemos la manera en que la naturaleza también está afectada, la manera en que la Madre Tierra está dividida, repartida e influenciada. ¿Qué es lo que hay detrás del muro que hace intocable siquiera pensar en pasar?

Para mí fue vivir también el asombro de ver que no hay solo un muro. En algunos lugares hay tres muros o barreras, o sea que, si los y las migrantes logran pasar uno, tienen dos más que atravesar, además de la policía fronteriza, o el de personas voluntarias armadas que cuidan y defienden también la frontera.

El muro también tiene escritos muchos nombres, nombres de personas que han muerto intentando cruzarlo. Una parte del muro refleja el color, la vida, los deseos de paz, de amor, de vida y de posibilidad.

Pero también me hace reflexionar en profundidad que este es un muro fisico infranqueable, ¿pero cuáles son los muros que yo tengo, que pongo frente a la persona que es diferente? ¿Qué rasgos de mi pueden sentirse o ser superiores frente a las otras personas?¿Por qué hablamos de supremacía blanca? ¿Tendrá Dios un color? ¿Será él o ella blanca?

¿Cuáles son las fronteras y barreras que yo tengo, que le pongo al otro, a la otra?¿Cuales son los muros y prejuicios que tengo frente a la otra, frente a las otras culturas? ¿Qué racismos hay en mí, en nosotras que tenemos que nombrar para ser libres? Para crecer juntas como iguales, ¡si como iguales! Porque aun nuestras maneras de referirnos las unas a las otras es una llamada e invitación a crecer. Pongo un ejemplo cuando hablamos de las hermanas canadienses, decimos las francófonas, las anglófonas, tambien las americanas, las japonesas, las latinas y las camerunesas,a veces las africanas ¿Por qué para unas de nosotras se distingue la nacionalidad y para otras se generaliza? Cuando yo aprendí geografia en la escuela en Honduras, mejor dicho en Tegucigalpa, aprendí que América es un continente dividido en tres partes “América del Norte, América Central y América del Sur” y perdonen mi inocencia pero ahora aprendo que hay dos continentes América del Norte y América del Sur ¿Qué significa esa invisibilidad de Centro América? O como dicen algunas bromas por alli Centroamérica es un error de la naturaleza. ¿Qué signfica que Estados Unidos sea América?¿Que hay detrás de esa ideología y forma de pensar y ver? Con mis disculpas y respetos si mis palabras y preguntas hieren sensibilidades, no es mi intención, pretendo profundizar, comprender las barreras, las diferencias, los muros, las
comprensiones del mundo y de nosotras mismas.

¿Qué muros, estigmas, heridas llevamos cada una por ser diferentes? Unas por ser de países pobres y otras por ser de países ricos. Y todavía podría ir más hondo a las divisiones en nuestras maneras de vernos como profesoras o no, de haber enseñado en determinada escuela aquí o allá, o las misioneras, o las cocineras. Separaciones, divisiones que no ayudan a construir, acercar, a crecer, a apreciar y admirar la riqueza que cada una de nosotras es, el don que somos las unas para las otras y para la  humanidad, el regalo y testimonio intercultural, intergeneracional que somos y que
aportamos como posibilidad y belleza al mundo.

¿Para qué sirven los muros sino para dividir? El muro empezó a construirse en 1994 y ahora es el dilema para continuar con su construcción y se busca el dinero para ello,hasta un pequeño niño estadounidense está recaudando fondos vendiendo chocolate para ayudar a la construcción del muro y lleva recaudado ya $ 22 mil dolares, porque hay que frenar la invasión de migrantes que además son vistos como maleantes, pobres y sin derechos iguales. La fuerza de las palabras y lo que decimos, pensamos y comunicamos pueden crear grandes diferencias o posibilidades de vida. En nosotras y nosotros está la opción y la decisión de cómo vernos, de cómo situarnos, de perder el miedo a hablar de temas que pueden ser muy incómodos pero que nos ayudarán a comprendernos y amarnos más alla a la manera de Dios, siendo creaturas creadas a su imagen y semejanza.

La segunda experiencia en el muro me hizo llorar. Yo la consideré una acción profética de parte de los Padres Escalabrinianos. Aprovecharon una reunión internacional de sus nuevos miembros en San Diego y atravesaron la frontera hacia Tijuana para ir hacer una oración en el muro y hacer un pequeño signo. Ellos dieron un pequeño paso de orar tocando el muro para hacer caer todo aquello que impide la vida.

El signo poderoso es el tocar, como Jesús en los Evangelios toca, libera y devuelve la vida, regenera. Tocar el muro y orar en él es un pequeño signo profético porque lo hacemos en nombre de Cristo a quien seguimos, a quien servimos en los más pobres, excluidos y marginados en quienes Cristo nos grita tener compasión y escuchar sus gritos. Hoy nuestro mundo clama, los migrantes gritan, nuestra querida tierra también grita frente al cambio climático. ¿De qué manera tocamos, sanamos y respondemos a los gritos y necesidades del mundo como hermanas y como Congregación?

Y el otro símbolo que llamó mi atención fue una escalera hecha de muchas cruces, que fue utilizada para la celebración de una oración el día de difuntos, para hacer memoria de todos los que han muerto en la frontera, en el muro.

Esto tocó mi corazón. Primero porque la escalera está hecha de muchas cruces sin nombres. Pueden ser muchos de ellos desconocidos, pero significativos y vitales para hogares y familias para quienes ya no están.

Segundo, me llamó la atención porque era el único lugar en donde había más basura. ¡Qué significado tan profundo! Estos hombres y mujeres pueden ser considerados o no reconocidos como personas… pero lo significativo es que todas estas cruces juntas construyen solidaridad, sueños y posibilidades. También como una manera de reconocimiento se le puso de nuevo en pie y quedó junto a un árbol, signo de esperanza, de vida, de Presencia, de ser hermanas y hermanos del mundo y de cómo ser una presencia profética en las fronteras y cómo generar cambios. ¿O cómo eso es un simple sueño y utopía? ¿Cómo involucrarnos en actos sencillos de encuentro y comunión? ¿Cuáles son los riesgos que estamos invitadas a vivir hoy? ¿Qué mirada compasiva nos invita a tener Santa Margarita Bourgeoys?

Ser hermanas del mundo, abrazando a todos y todas, construyendo posibilidades, asumiendo riesgos talvez inesperados, desconocidos, generando esperanza y vida.

¡Ser seguidoras de Jesús que vino para traer vida y vida en abundancia!  Jn. 10,10

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada