Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reason40° aniversario de las Personas Asociadas CND

Acogida > Noticias > Artículo

40° aniversario de las Personas Asociadas CND

Personas Asociadas CND

Líder de la Congregación: Hermana Josephine Badali, CND

¡Feliz 40º Aniversario a las Personas Asociadas!

Hace un par de años, un amigo mío utilizó la frase “Portadores del Carisma”. Me parece que expresa profundamente lo que es una persona asociada CND.

Seguramente existe una gran diversidad entre las hermanas y las personas asociadas de toda la Congregación. Sin embargo, un don que habita en cada una de nosotras y que nos une es el carisma de Sta. Marguerite Bourgeoys.

Hablamos del carisma como un don, un legado de Sta. Marguerite Bourgeoys al universo. El carisma de Marguerite inspira esperanza e irradia amor y se interesa por el bien de todos. Es una forma de ser inclusivo, está interconectado con toda la creación, es respetuoso, abierto, holístico.

Promueve la libertad interior y trabaja por la liberación de los demás, luchando contra todo lo que suprime la dignidad humana: el racismo, la opresión, la discriminación, la pobreza, todas las formas de violencia.

Personas asociadas, ¡eso es lo que ustedes son!

Ustedes llevan el carisma, lo expresan, lo transmiten a sus familias, a sus lugares de trabajo, a sus lugares de esparcimiento. Dondequiera que van, su camino se apoya en la espiritualidad de la Visitación y Pentecostés. Nuestra Señora y santa Marguerite son sus fieles compañeras de camino.

En este 40º aniversario de las Personas Asociadas, deseo ofrecerles mi oración y mi más profundo agradecimiento por ser una rama del árbol de la CND que lleva el carisma a todos los confines del universo. Benditos sean, portadores del carisma, y ¡feliz aniversario!


Persona asociada nueva o reciente: Elizabeth Grace Walton

Mi camino para ser persona asociada

Soy dentista general y vivo en el área de Chicago. También soy una recién casada que creció en Michigan. Mi práctica dental se limita a los niños. La gran mayoría de mis pacientes reciben ayuda pública y todos requieren sedación, la que les proporciono, para realizar su trabajo dental. Fui criada en la Iglesia Episcopal y me uní a la Iglesia Católica mientras estudiaba en la Universidad de Notre-Dame.

Me convertí en una persona asociada de la Congregación de Notre-Dame el 26 de mayo de 2018. La ceremonia fue en la casa de las hermanas Regina Devitto y Darlene Mayo en Chicago, Illinois. Había otras tres mujeres que se hicieron personas asociadas al mismo tiempo. Las cuatro nos habíamos hecho muy amigas mientras nos preparábamos para nuestro Primer Compromiso. Estábamos entusiasmadas por conocer a las demás personas asociadas locales. Especialmente a Mary Jo Hoag, quien ha sido valiosa para nosotras mientras crecíamos en nuestros nuevos roles en la iglesia. Incluso durante la pandemia, continuamos reuniéndonos a través de Zoom en el grupo de oración. Y ahora que estamos vacunadas, nos hemos reunido en persona. ¡Qué alivio fue estar juntas de nuevo!

Supe por primera vez de las personas asociadas cuando enseñaba en la escuela de religión de los sábados en San Gregorio Magno en Chicago con las hermanas Regina y Darlene. Regina y Janet Lawrence me presentaron la idea. En cuanto me enteré, supe que era para mí. Me temo que no fui muy paciente con las hermanas mientras animaban a mis compañeras a unirse. Una vez que empezamos a reunirnos, mi fuego de fe creció aún más. Me sorprendió lo fácil que resultaba entablar amistad con estas completas desconocidas. Y, por supuesto, nuestra amistad fue más profunda que mis otras relaciones porque se formó en la fe.

Antes de que hiciéramos nuestro Primer Compromiso, tuvimos la oportunidad de leer lo que cada una había escrito para presentar a la CND. Aunque ya estaba familiarizada con parte de los viajes de fe de estas mujeres, esto solidificó mi lazo con mis tres “hermanas” asociadas. Estas mujeres, en muchos sentidos, me conocen más íntimamente que mis amigos cercanos e incluso que algunos de mis familiares. Tenía ganas de tener una conexión con Regina y Darlene que nos uniera de por vida. Ahora la tengo. Y tengo el mismo lazo con otras cuatro mujeres de mi área. La tranquilidad que me proporciona la existencia de estas relaciones es asombrosa e incomprensible. Afortunadamente, no tengo que entender o explicar lo que significa. Soy libre de disfrutar simplemente de esa tranquilidad el resto de mi vida.

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada