Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonLas Hermanas de la Congrégation de Notre-Dame y las personas asociadas de Camerún

Acogida > Noticias > Artículo

Las Hermanas de la Congrégation de Notre-Dame y las personas asociadas de Camerún

Solange Monfet, CND y TOUNSSI Joseph, persona asociada

EXTRACTOS

LAS PIONERAS

La aventura africana de las hermanas de la Congrégation de Notre-Dame de Montréal comenzó el 1o de septiembre de 1970, cuando las primeras hijas de Sta. Marguerite Bourgeoys pisaron suelo camerunés: las hermanas Fernande Dubé, Jeanne Beaudoin, Colette Ouellet, Solange Monfet, Yvonne Lamonde y Françoise Baril. Ellas se establecieron primero en Eséka y Makak.

ENRAIZAMIENTO Y EXPANSIÓN

La idea era la de enviar un equipo para enseñar a los alumnos de las clases de noveno, décimo y último año de bachillerato. En Makak, había una formación muy buena para los varones, impartida por los Hermanos del Sagrado Corazón, también canadienses, y allí había muy pocas niñas, no había instalaciones para ellas. Makak es un pueblo pequeño; algunas alumnas venían al Colegio, pero a menudo en esa época, ellas se casaban una vez que hacían sus Exámenes Certificados de Educación Básica (BECE).

En Eséka, en el Colegio Marie-Albert, había un gran número de alumnas, estimando unas 300 en el primer ciclo.

Durante cinco años consecutivos, las hermanas Yvonne Lamonde y Françoise Baril se trasladan cada semana en un bus pequeño entre Makak y Eséka para dar clases de lunes a viernes.

SEGUNDA FUNDACIÓN: Ebolowa

En septiembre de 1972, llegaron tres hermanas de Canadá al Colegio Bonneau de Ebolowa: la hermana Marcelle Neiderer, profesora de francés que luego se convirtió en animadora pedagógica del primer ciclo del Colegio Bonneau; la hermana Réjeanne Robitaille, superiora de la comunidad, profesora de matemáticas del segundo ciclo; y la hermana Solange D'Amboise, para el trabajo de animación pastoral y de la mujer.

La mayoría de los alumnos del Colegio Bonneau eran católicos en un ambiente predominantemente protestante.

FUNDACIÓN EN OTÉLÉ

En Otélé, a 33 kilómetros de Makak, los Padres de los Santos Apóstoles, canadienses, organizaron un seminario para vocaciones tardías. Cuatro hermanas fueron enviadas allí: las hermanas Jeanne Ponton, Bernadette Gervais, Nicole Pronovost e Imelda Auger.

FUNDACIÓN EN DOUVANGAR

Cuando la hermana Solange Monfet fue invitada a enseñar matemáticas en el Colegio Mazenod, en Ngaoundéré, en julio de 1974, el año escolar fue aplazado en el norte del país, la hermana Solange tuvo la oportunidad de visitar las misiones oblatas del Extremo Norte. En el Capítulo Regional siguiente, se propuso al Consejo General la fundación de una nueva misión en Douvangar.

La hermana Solange fue enviada en septiembre de 1979 en compañía de la hermana Louise Hébert y de dos otras hermanas que llegaron de Canadá: la hermana Gilberte Bussière y la hermana Émilie Maddix. Su principal tarea fue la de crear una escuela normal para formar a las y los profesores locales.

En Douvangar, la Congregación abrió un internado para mujeres en Méri en 1991. Las hermanas estaban contentas porque el establecimiento de Méri era una estructura más que promovía la educación de las jóvenes. Las hermanas Solange, Jacqueline Dufour y Gertrude Babineau fueron remplazadas.

A partir de 1979, las hermanas son enviadas a Douroum y Wazan, pueblos pertenecientes a la parroquia de Douvangar. Las hermanas Gilberte Bussière, Émilie Maddix, Monique Gilbert y Louise Hébert trabajaron allí en la alfabetización o en la educación de las mujeres.

La hermana Gertrude Babineau y la hermana Gisèle Bourque fueron nombradas para las misiones nuevas; ellas debían sobre todo caminar y explorar. Fue así como ellas se dirigieron de Douvangar à Tchéré. Antes que nada, esta fue una misión itinerante. La hermana Gisèle iba por la mañana y volvía por la tarde. La comunidad de Tchéré fue fundada oficialmente en 1996. A partir de ese momento, las hermanas sirvieron a los demás pueblos de la localidad, mientras que la hermana Gertrude Babineau se centró en el sector de Méri.

APERTURA DE LA MISIÓN DE TCHÉRÉ

Cuando se abrió Tchéré, la hermana Gisèle Bourque y la hermana Juliette Forest vivían en Tchakidjébé y, una vez terminada su casa, se trasladaron allí con la hermana Gilberte Bussière. La hermana Simone Vigneau se unió más tarde a este trío. El 19 de septiembre de 1997 se abrió el prenoviciado en Tchéré.

La formación de comunidades cristianas fue el principal objetivo en este entorno de primera evangelización. Para ello, fue necesario visitar muchas veces las pequeñas aldeas, también las catequesis adaptadas, la formación de mujeres, la alfabetización y la formación de catequistas.

La hermana Émilie Maddix viajó para encargarse de los programas de catequesis en las escuelas primarias de las dos diócesis de Maroua-Mokolo y Yagoua. Ella misma elaboró un programa de iniciación adaptado a los hijos de las familias, en su mayoría animistas. También enseñó durante algún tiempo en el Seminario Mayor de Maroua.

La Congregación estuvo en la parroquia de Douvangar desde 1979 hasta noviembre de 2016, fecha en la que tuvo que cerrar oficialmente por la creciente inseguridad debida a la presencia de una organización terrorista procedente de la vecina Nigeria.

PRESENCIA DE LAS HERMANAS EN YAOUNDÉ: LE CÉNACLE

Los Padres Espiritanos tienen una casa de oración en Yaoundé, capital de Camerún: «Le Cénacle». Este es un lugar de recogimiento y renovación espiritual. Ellos necesitaban apoyo y en 1992 se unieron a ellos las hermanas Marilyn von Zuben e Yvette Dubois.

FUNDACIÓN DE KUMBO

En 1993, la obra de la Congregación de Notre-Dame se trasladó a Kumbo, en el noroeste de Camerún, con las hermanas Cécile Buote y Noreen MacDonald.

Ellas realizaron diversas actividades en los cuatro rincones de la diócesis hasta noviembre de 2016, cuando la región se vio sumida en una crisis sociopolítica. La hermana Noreen daba clases de inglés en una escuela secundaria. Al mismo tiempo, ella trabajaba como ecónoma, bibliotecaria y consejera educativa de profesores, alumnos e incluso padres. A petición del obispo NKUO George, ella también fue a Ngarum, a 34 kilómetros de Kumbo, donde la acompañaron otras hermanas camerunesas de la Congregación: MINKOUÉ NZIÉ Marthe Falie, DAÏDOUWÉ Jeannette, KONAÏ Justine y MATCHUEMDEM Augustine. Hoy en día, ellas continúan dedicándose a la enseñanza, promoviendo los movimientos de jóvenes y grupos vocacionales, actuando como ecónomas, profesoras del internado, ¡e incluso prestando servicios litúrgicos en parroquias remotas donde no hay sacerdotes disponibles!

La hermana Louise Finn sirvió en el seminario menor de la diócesis como ecónoma, vicerrectora, profesora de inglés y de latín, etc.

La hermana Marilyn y la hermana Cécile fueron particularmente activas en el trabajo pastoral, con los grupos de mujeres solteras y retiros espirituales.

La hermana Cécile también se dedicó al apostolado de la vida familiar, cuyo objetivo era preparar a las parejas para el matrimonio cristiano y formarlas en los diversos aspectos de la vida familiar.

La hermana Catherine Molloy llegó a Kumbo en el 2001 para construir una hermosa biblioteca infantil para los niños de la escuela primaria, gracias a las donaciones de muchos benefactores.

En agosto de 2007, la comunidad recibió a la hermana Susan Kidd. Ella se hizo cargo de la enseñanza de la moral en las escuelas secundarias, así como de la pastoral juvenil y del despertar vocacional en la vasta diócesis; regresó a Canadá en 2009, muy a pesar de sus compañeras.

A lo largo de los años, Kumbo también contó con la ayuda de las hermanas Marilyn Hammill, Mary Anne Foley, Mary Ann Rossi, Nina Glinski, Eileen Good y Dolores McKinney. Esta última tuvo incluso que llevar la misión a una de las casas de la Congregación en el Extremo Norte del país.

FUNDACIÓN DEL NOVICIADO EN NGAOUNDÉRÉ

El noviciado de Ngaoundéré se fundó el 28 de agosto de 1998 bajo la dirección de la hermana Yvette Dubois y la hermana Solange Monfet. Además de las actividades relacionadas con la formación de las futuras religiosas y la convivencia, las hermanas debían trabajar en otros compromisos.

La hermana Yvette daba clases de música y solfeo a religiosos y futuros sacerdotes, además de participar activamente en los retiros ignacianos de animación y acompañamiento.

La hermana Solange también daba clases de catecismo. También enseñó cursos de psicología y Biblia en el seminario propedéutico, y fue especialmente responsable de dirigir los ejercicios espirituales en la vida cotidiana (EVC), que eran una parte clave del discernimiento de los jóvenes que querían entrar en el seminario mayor.

La hermana KONAÏ Justine enseñó en el Colegio Mazenod durante dos años. Ella también daba clases de catecismo.

Después de trabajar en el centro social de Maza, la hermana MENGUE Évangéline dio clases en el Colegio.

La hermana Gisèle Provost, además de las clases de Biblia para las novicias, también se encargaba del economato y de la contabilidad de la casa. Les ofrecía cursos de recuperación a los jóvenes pobres que lo necesitaban.

La hermana MINKADA Brigitte también enseñaba en el Colegio Mazenod, pero su misión principal era el trabajo pastoral en el Colegio: la organización de liturgias, sacramentos, fiestas religiosas, etc.

LA CASA REGIONAL DE YAOUNDÉ

El 25 de septiembre de 2004, un área de la Casa Regional, cuya construcción había sido supervisada por la hermana Thelma Renaud, acogió a sus primeras residentes: la hermana Thelma Renaud, la hermana Yvette Dubois, entonces líder regional, y la hermana MBOUGOUM Sophie Christine, estudiante de filosofía en la Universidad Católica de África Central

FUNDACIÓN DE MEYOMESSALA

La misión de Meyomessala abrió en el 2014, con el jardín de infancia y luego una escuela primaria. El obispo ZOA Christophe solicitó hermanas educadoras y ofreció, en Meyomessala, un terreno para construir la escuela, una plantación para que las hermanas pudieran obtener algunos ingresos y una casa con cuatro habitaciones donde pudieran vivir hasta que tuvieran su propia residencia.

Se nombró un equipo de tres hermanas:

  • La hermana MENGUE Évangéline fue nombrada líder de la comunidad y puso sus talentos al servicio de la comunidad y pudo explotar y fructificar la plantación;
  • La hermana MINKADA Brigitte, fue nombrada especialmente para las actividades pastorales;
  • La hermana KONAÏ Justine participa en la construcción del jardín de infancia.

Desde entonces, la hermana SIMO FOTSO Estelle, la primera directora, ha logrado mejorar la institución. En el 2020, la escuela recibió a los alumnos de la sección de introducción al lenguaje (SIL) en el primer año de educación media (CM1).

REGRESO A TCHÉRÉ

En septiembre de 2018, las hermanas de la Congrégation de Notre-Dame pudieron regresar a Tchéré. La hermana MBALLA Annie, líder de la comunidad, la hermana MEKOUANGA Bernadette y la hermana SOMIRLA Regina se dedican a la enseñanza en el Colegio Jacques De Bernon de Maroua y al trabajo pastoral en las comunidades cristianas.

Actividades apostólicas

FORMACIÓN DE LAS MUJERES

Las hermanas aceptaron el desafío de formar a las mujeres en la vida social, familiar, intelectual y cristiana, para que puedan ocupar su lugar en la sociedad y compartir las responsabilidades de los distintos sectores de la actualidad. Para ello, utilizaron diferentes medios: los internados para las jóvenes, la alfabetización, los centros de formación, la Casa de la Mujer, etc.

El «Pentagone»

El «Pentagone» fue el primer internado para las jóvenes del que tuvieron que hacerse cargo.

El internado del Colegio de Ngarum

El Colegio de Ngarum, situado en una zona rural, constaba de dos internados, uno para los jóvenes y otro para las jóvenes. Las hermanas de la Congregación de Notre-Dame se hicieron cargo del internado femenino durante algunos años, concretamente las hermanas MINKOUÉ Marthe Falie y DAÏDOUWÉ Jeannette. La hermana Noreen MacDonald era, en ese momento, la encargada de la oficina del economato del colegio y de los edificios.

Más tarde, la hermana MATCHUENDEM Augustine y la hermana KONAÏ Justine asumieron el cargo de ecónomas. Como la situación sociopolítica provocó el cierre de las escuelas, ellas se dedicaron al trabajo pastoral y al acompañamiento de las mujeres, antes de abandonar esta zona del país por razones de seguridad.

El Saré de Méri

El Saré es un internado para las jóvenes de un tipo particular que la hermana Jeanne Beaudoin describió en estos términos: «se construyó un saré (conjunto de casas) para algunas jóvenes estudiantes de secundaria que vivían lejos de su pueblo... dos hermanas se turnaban para cuidarlas. Las jóvenes se organizaban entre ellas para preparar las comidas, que no son complicadas. Este tipo de internado es un poco diferente al del “Pentagone” de Makak, pero el objetivo es el mismo: ayudar a las jóvenes a prepararse para su futuro asumiendo sus responsabilidades actuales en un ambiente compartido donde reina la paz, la alegría y las buenas relaciones. La formación integral de las jóvenes se asegura solo si se incorpora la enseñanza en el corazón de sus actividades. Las hermanas también encuentran tiempo para dar clases de costura, de punto e incluso de cocina. »

La alfabetización

Esta actividad se desarrolló principalmente en el norte del país, donde la educación estaba atrasada. Las hermanas formaron a las educadoras y las enviaron a las aldeas para que enseñaran a los adultos, tanto hombres como mujeres, los fundamentos del francés y las matemáticas, con el fin de liberarlos por medio del conocimiento y mejorar así su situación.

El Centro Marguerite-Bourgeoys 

Esta obra importante fue puesta al servicio de las mujeres rurales del sur del país, en Ebolowa. El Centro se creó en 1991, bajo la iniciativa de la hermana Colette Ouellet. Su misión era velar por la formación espiritual y humana de las mujeres. Las clases fueron impartidas por mujeres camerunesas y por las hermanas, en ámbitos tan variados como la formación sanitaria y religiosa, la formación social y humana, la formación en economía familiar, las actividades socioeconómicas (tinte, jabón, pomada) y las actividades generadoras de ingresos (huertos, cooperativas, campos comunitarios).

La Casa de la mujer en Méri, en el Extremo Norte

En 1992, la hermana Gertrude Babineau era la responsable de la formación de las mujeres en la parroquia de Douvangar. El embajador de Canadá en Camerún se ofreció a financiar un proyecto para la promoción de las mujeres y aportó fondos para la construcción de una casa con sala, cocina, almacén y un quiosco con techo de paja para hacer frente al duro clima. La hermana Gertrude reunía a las mujeres para reflexionar sobre temas relacionados con el desarrollo personal y la vida familiar y las acompañaba en las clases de alfabetización. Hoy en día, las mujeres continúan utilizando estos locales para hacer jabón, pomadas, jugos de frutas, mermeladas, leche de soya, donas y otros productos. Las actividades del coro y las diferentes reuniones que aún se celebran allí permiten a las mujeres reunirse y compartir entre ellas.

El acompañamiento de las mujeres en Makak

La hermana Réjeanne Therrien dedicó su tiempo y energía a acercarse a las mujeres de la comunidad. Ella comenzó visitando los barrios para conocer a las madres en casa con sus hijos que no asistían a la escuela y averiguar lo que estas mujeres deseaban y necesitaban. Luego organizó cocinas colectivas en las que las mujeres compartían sus provisiones y habilidades. En otros lugares, a veces eran iniciadas a los negocios pequeños, a la costura, etc. La hermana Réjeanne también acogió grupos de mujeres en la residencia de las hermanas para compartir ideas y organizar reuniones, por ejemplo, para la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

LA FORMACIÓN DE LAS Y LOS JÓVENES

Los colegios

Las hermanas se dedicaron principalmente a los colegios: el Colegio Marie-Albert de Eséka, el Colegio Sacré-Cœur de Makak, el Colegio Bonneau de Ebolowa, el Colegio Jacques de Bernon de Maroua, el Colegio Mazenod de Ngaoundéré, sin olvidar el Colegio St. Peter en Kumbo y el St. John Bosco Catholic Comprehensive College de Ngarum.

El Colegio Jacques de Bernon de Maroua recibió a la hermana MBOUGOUM Sophie después de haber terminado sus estudios de filosofía y teología en la Universidad Católica de Yaoundé. Durante ocho años, la hermana Sophie impartió clases de filosofía, informática, cultura y valores, y ciencias religiosas adaptadas a ese ambiente frecuentado por musulmanes y cristianos, además de animistas y sectarios. La hermana SOMIRLA Regina enseña ahora en la sección de habla inglesa.

Los seminarios

Las hermanas también desempeñaron un papel importante en la formación de los futuros sacerdotes. Lo realizaron en Otélé, donde colaboraron estrechamente con los Santos Padres Apóstoles que dirigían un seminario para personas mayores. También en Douvangar, donde se abrieron las puertas de un seminario para vocaciones tardías en 1980. En el Seminario Juan XXIII de Ebolowa, las hermanas, al igual que la hermana Monique Daigle impartían cursos periódicamente. En el Instituto MUKASSA NKOLBISSON de Yaundé, la hermana Gisèle Mathieu impartió los cursos de filosofía y la hermana Yvette Dubois los de música. El Seminario Menor Diocesano de Kumbo, se benefició durante mucho tiempo de los servicios de la hermana Louise Finn.

Las escuelas primarias

Las hermanas trabajaron principalmente en las escuelas católicas de la diócesis de Maroua-Mokolo y de Yagoua. Ellas realizador actividades tan variadas como la catequesis, la coordinación pedagógica y la dirección de las escuelas. Este fue el caso de las hermanas Gilberte Bussière y Yolande Tellier, asesora pedagógica y delegada de enseñanza en la Secretaría de Educación de Maroua. Más tarde, las hermanas MBALLA Annie, NGO NGOK Angèle y SIMO FOTSO Estelle desempeñaron un papel importante en la escuela primaria de Tchéré, asumiendo la dirección de este establecimiento.

La escuela privada católica Sainte-Marguerite-Bourgeoys, de Méri

En el 2006, las hermanas crearon la escuela primaria Sainte-Marguerite-Bourgeoys en el centro de Méri. Esta escuela católica privada de ciclo completo, financiada por la Embajada de Canadá, en el 2020 tuvo una matrícula de 930 alumnos.

El completo escolar bilingüe Sainte-Marguerite-Bourgeoys de Meyomessala

El complejo, administrado por la Congregación de Notre-Dame, incluye un jardín de infancia con tres secciones y una escuela primaria; los profesores enseñan inglés a los niños la mitad del día y francés la otra mitad. Esto está dando frutos: en diciembre, en la fiesta del árbol de Navidad, los pequeños actuaron en obras de teatro y recitaron en ambos idiomas.

El personal docente está formado por hermanas y señoras del Sur y del Noroeste, bajo la dirección, en el 2020, de la hermana MBLAMA Rosine. La hermana MATCHUENDEM Augustine también trabaja allí con gran habilidad.

COMPROMISO CON LA ATENCIÓN SANITARIA

Desde 1986 hasta 1990, la hermana Fernande Blais, enfermera, puso sus talentos y experiencia al servicio de los alumnos del Colegio Sacré-Cœur de Makak. El gran número de alumnos internos, de ambos sexos, requería una presencia vigilante para diagnosticar y tratar, por ejemplo, los ataques de malaria, los resfriados y los dolores de estómago, y para tratar las pequeñas lesiones sufridas en los deportes.

La hermana NGO NKEN Agnès, primera enfermera camerunesa de la Congregación, comenzó su vida profesional en el Hospital Nicolas Barré después de estudiar en la Escuela Católica de Ciencias de la Salud de Shisong, en el noroeste de Camerún. Desde agosto de 2019, la hermana Agnes es supervisora general en el Hospital Mère-Enfant Deo Gratias, en Oliga (Yaoundé). Su objetivo es la promoción de la salud y la igualdad de los cuidados de salud para todas las personas. Otra hermana, MEKOULOU Lucie, comparte este ideal y emplea todas sus energías, ya que ha sido nombrada ecónoma de esta institución sanitaria.

LA FORMACIÓN CRISTIANA

Otra área de actividad en la que las hermanas han estado muy implicadas desde su llegada es la formación cristiana: preparación a los sacramentos tanto para jóvenes como para adultos, preparación al matrimonio cristiano, formación y acompañamiento de catequistas.

En la parroquia

Las actividades parroquiales son siempre una prioridad. Las hermanas se encargan de la formación de los catequistas y de los responsables de las comunidades de los pueblos, de la atención pastoral en todas sus formas, de la supervisión de los distintos grupos que participan en la vida espiritual, de la organización de los servicios religiosos, etc.

El despertar vocacional

Por medio de folletos, encuentros de reflexión y compartir, organización de campamentos vocacionales y retiros, las hermanas han conseguido que las y los jóvenes oren juntos y reflexionen sobre su vocación de cristianos, para asegurar la sucesión de la Iglesia de Camerún.

Las personas asociadas

El Reagrupamiento de las personas asociadas de la Congrégation de Notre-Dame comenzó en Camerún en 1990, en el Colegio Sacré-Cœur de Makak, donde una joven pareja, MANI François y MANI Suzanne, después de escuchar hablar de las personas asociadas de la Congregación de Notre-Dame, se interesaron e iniciaron un camino con la persona enlace, la hermana Marthe Thériault.

Hoy en día, el Reagrupamiento de las personas asociadas de la Congrégation de Notre-Dame de Camerún cuenta con 58 personas asociadas y siete personas en formación. Las podemos encontrar en Ebolowa, Douvangar, Yaoundé, Ngaoundéré, Mbalmayo y Kumbo.

Estas personas asociadas de la Congrégation de Notre-Dame participan en diferentes áreas de actividades en sus familias, en su barrio, en su ambiente socioprofesional, en la parroquia, en resumen, en su entorno de vida. Actores sociales y testigos de su tiempo, las personas asociadas se dan la mano y trabajan en sus casas y alrededores.

LAS OBRAS SOCIALES

Las acciones sociales y caritativas se encuentran siempre en el corazón de las actividades de las hermanas. A continuación encontrará algunos ejemplos.

La panadería

La hermana Pierrette Simard, directora de estudios del Colegio Sacré-Coeur, al observar la dificultad de conseguir pan para las y los internos, unos 600 jóvenes adolescentes, llevó a cabo un proyecto para construir una panadería en el Colegio. Los internos y los habitantes del pueblo se benefician desde hace años de este buen pan de cada día.

Los huérfanos

A través de pequeños proyectos, las hermanas dieron a los huérfanos la oportunidad de ganar dinero para pagar sus estudios y el material escolar. La atención se centró en las zonas de alta pobreza: Douroum, Douvangar y Wazan en el Extremo Norte del país. Se conceden becas a jóvenes de todos los orígenes y niveles educativos, desde el jardín de infancia hasta el doctorado.

Las personas que padecen de lepra

Las personas que padecen de lepra de Ebolowa y Eséka en particular se han beneficiado grandemente de las atenciones de las hermanas. Por ejemplo, las de Eséka se beneficiaron de la construcción de 25 casas por parte de los miembros del movimiento Jeunes du Monde del Colegio Sacré-Cœur de Makak, bajo la dirección de las hermanas Louise Hébert, Solange Monfet y Cécile Buote, que se reunieron con ellos durante sus semanas de trabajo en Mayabat.

Los presos

La ayuda que reciben es polifacética, desde las simples visitas durante las reuniones dominicales para compartir la Palabra de Dios, hasta el trabajo del equipo de Justicia y Paz supervisado por la hermana Yolande Tellier. El objetivo de estas gestiones era desenterrar los expedientes de los acusados (sobre todo los de las mujeres y menores) y lograr que se inicie su proceso. Gracias a estas acciones, algunos presos, que en muchos casos estuvieron encerrados durante uno o dos años sin ser juzgados, pudieron finalmente ser juzgados.

La acción de la hermana Solange Monfet, durante algunos años, fue de formación humana y cristiana para preparar el regreso de los presos a la vida normal.

El papel de las responsables

En Kumbo, las hermanas se dedicaron a actuar como responsables ante las organizaciones internacionales de los niños no escolarizados o discapacitados:

  • ChildCare International

Esta es una organización que ayuda a los niños necesitados con sus gastos de escolaridad. Hoy en día se benefician unos 2000 niños de diferentes partes de Kumbo.

  • La Fondation Liliane

Esta organización financia el cuidado de niños discapacitados, sin apartarlos de su círculo familiar. Una vez identificados, la organización se hace cargo de sus necesidades (atención sanitaria, rehabilitación, etc.).

El agua potable

  • El agua potable de Douvangar

Cuando las hermanas llegaron al Extremo Norte del país se encontraron con el problema de la escasez de agua. A través del cardenal Léger y sus obras y de la Embajada de Canadá, y bajo la iniciativa de las hermanas, se pusieron en marcha mecanismos; se realizó una primera perforación y pronto el agua fluyó del suelo para aclamación de los habitantes. Luego se hicieron cinco perforaciones exitosas.

  • Proyecto OK Clean Water

Gracias a la hermana Catherine Molloy se creó el proyecto OK Clean Water en Kumbo. Este proyecto de colaboración entre un grupo de misioneras de la Congregación de Notre-Dame en Ottawa y el pueblo de Kumbo puso fin a la difícil situación de los habitantes de la zona, que sufrían una gran escasez de agua. En la actualidad aproximadamente 50 pueblos, escuelas y centros de salud se abastecen de agua potable. Se formó al personal responsable del mantenimiento de las tuberías en cada uno de los pueblos beneficiados.

Justicia y Paz

La hermana Yolande Tellier fue de oficina en oficina para reunirse con las diferentes autoridades, recorriendo los pasillos de la prisión central. Ella sabía que solo a ese precio se podían "mover" los expedientes. También sabía que los presos, la clase vulnerable de nuestra sociedad, podrían beneficiarse de ciertos servicios que son un derecho de ellos.

Fue así como se emitieron ciertos documentos (certificados de nacimiento, certificados de matrimonio, documentos nacionales de identidad). Hoy en día, esta obra sigue siendo una de las más importantes de la Congregación.

En la diócesis de Kumbo, la hermana MEKOULOU Lucie trabajó intensamente en Justicia y Paz por los mismos objetivos. Ella amplió el abanico de medidas que deben adoptarse para garantizar la protección de los derechos de las viudas y los niños, que suelen quedar desposeídos al morir la cabeza de familia. Los conflictos familiares, como las disputas por la tierra, la herencia e incluso las tensiones entre cónyuges, a menudo fueron solucionados gracias a la intervención de Justicia y Paz. La coexistencia entre pastores nómadas y agricultores sedentarios ha sido a menudo posible gracias a las soluciones sostenibles en términos de demarcación de tierras para la ganadería y la agricultura propuestas por Justicia y Paz y aceptadas por ambas partes. El principal campo de acción de la hermana Lucie fue sin duda la lucha contra la trata de mujeres. No es obvio que las jóvenes camerunesas que han sido atraídas a ciertos países árabes por el espejismo de los petrodólares hayan sido arrebatadas de las manos de peligrosos proxenetas, solo para encontrarse con estos traficantes a su llegada.

Hoy en día, la hermana MEKOULOU Lucie le pasó la antorcha a la hermana MINKOUÉ Marthe Falie.

LA SUCESIÓN

En marzo de 1996, un gran discernimiento espiritual durante una Asamblea Regional confirmó que la mayoría de las hermanas deseaba abrir la Congregación a las hermanas africanas. Cada una de las hermanas de la región expresó en qué se sentía capaz para apoyar este proyecto. Se hicieron esfuerzos grandes para la promoción vocacional en todas las casas de la región. Cada año varias jóvenes de diferentes partes del país se reunían para participan en un campamento vocacional de cuatro o cinco días, dirigido por las hermanas y algunas personas asociadas.

EL POSTULANTADO

El Consejo Regional abrió el postulantado en Tchéré y le pidió a la hermana Simone Vigneau que se encargara de él, aunque otras miembros de la comunidad participarían en la formación sobre el terreno. El postulantado abrió sus puertas en septiembre de 1997 con cuatro candidatas.

En el 2005, se creó el prenoviciado en Kumbo, bajo la dirección de la hermana Cécile Buote. Fue establecido en una zona anglófona, lo que permitió a las jóvenes francófonas adquirir un buen conocimiento del inglés y de la cultura de ese lugar. Las últimas candidatas comenzaron su formación en Yaundé y Tchéré, debido a la inseguridad en la región noroeste.

EL NOVICIADO

El 28 de agosto de 1998, se abrió oficialmente el noviciado en Ngaoundéré con una hermosa celebración de la Palabra. Se escogió Ngaoundéré por su buen clima y su situación geográfica entre el Norte y el gran Sur, pero también por la presencia de noviciados de otras congregaciones con las que se podría colaborar.

El noviciado se divide en dos etapas: el año canónico en el que la novicia recibe formación teológica y espiritual, y dispone de tiempo personal de oración y reflexión para discernir y elegir su don al Señor según las necesidades de la Congregación. Para garantizar una vida equilibrada es necesario tener tiempo para el trabajo manual, una actividad apostólica semanal y el esparcimiento comunitario. El segundo año sirve para prepararse y vivir las prácticas en una comunidad apostólica, para revisar esta experiencia y, finalmente, para prepararse espiritual y materialmente para la primera profesión.

El 2 de septiembre de 2000, MBALLA NNANG Hélène Annie y MMOLO Simone hicieron su profesión en la Congregación de Notre-Dame. Ellas fueron las hermanas del jubileo. Dos días antes de esta primera profesión, la hermana MBOUGOUM Sophie Christine entró en el noviciado, y desde entonces de forma sucesiva las diferentes generaciones. La hermana Émilie Maddix fue la segunda maestra de novicias y preparó a siete jóvenes para la primera profesión.

Año tras año, la comunidad del noviciado de Ngaounderé continúa recibiendo y formando a las jóvenes.

LOS VOTOS PERPETUOS

El 16 de agosto de 2009, la hermana MBALLA NNANG Hélène Annie se convirtió en la primera hermana camerunesa en comprometerse de forma permanente con la Congregación. La ceremonia se llevó a cabo en la iglesia Saint-Esprit y fue presidida por monseñor MBARGA Hean, obispo de Ebolowa. La líder general, hermana Josephine Badali, llegó desde Montreal para recibir los votos de Annie.

El 7 de agosto de 2010, la hermana MBOUGOUM Sophie Christine pronunció sus votos perpetuos. Se imprimió una vestimenta especial para conmemorar los dos acontecimientos, ya que se celebraba el 40° aniversario de la llegada de la Congregación de Notre-Dame a Camerún.

El 4 de enero de 2014, otras dos compañeras hicieron su compromiso definitivo con la Congregación: las hermanas NGO NGOK Angèle y MENGUE Évangéline.

Las hermanas KONAÏ Justine y MINKADA ONANA Brigitte celebraron junto a sus padres, amigas y amigos y las hermanas de la Congregación su compromiso final con la Congregación de Notre-Dame el 21 de mayo de 2016. Esta vez la celebración se llevó a cabo en Meyomessala en la iglesia parroquial Sainte-Trinité y en el local del nuevo jardín de infancia.

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada